| | | | | |
 
Bienvenidos a Villa Parque Síquiman!... El lugar disfrutar en familia!
 

| Mapa del Sitio | Lugares y eventos recomendados | Actividades | Paquetes Turísticos | | Galería de Imágenes | Concurso de Fotografía | Noticias |
| Cabañas Rucahue | Ubicación Geográfica | Autoridades | Características | Servicios | Trámites | Historia | Sitios recomendados|

 

 

 

 

 

 



Complejo Hotel Cabañas Rucahue Piedras Preciosas
| Mapa del Sitio | Lugares y eventos recomendados | Actividades | Paquetes Turísticos | | Galería de Imágenes | Concurso de Fotografía | Noticias |
| Cabañas Rucahue | Ubicación Geográfica | Autoridades | Características | Servicios | Trámites | Historia | Sitios recomendados|
| | | | | |
......... Notas de interés
 
.......... Los veranos en Parque Síquiman
(Por Sabrina Guerrero).- Yo recuerdo mis días de verano en Parque Síquiman, Sierras de Córdoba. Mi tío tenía una casa enorme en donde parábamos todos: mis abuelos, mi tía y mi primo de Buenos Aires, mis viejos, mis tíos con mi prima...

Recuerdo las mil tonalidades de verde de los árboles combinando de manera absolutamente perfecta con el color de las montañas y ese cielo turquesa que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo. Recuerdo el aroma a eucalipto y a tierra mojada en las tardes luego que mi abuela regara las plantas.

¡Fueron épocas increíbles! Recuerdo muy bien que mi abuelo había separado para cada primo una caña que usábamos de bastón cuando salíamos a caminar para espantar a “las bichas” (así se le decía a las víboras para no nombrarlas) porque eso daba “mala suerte”.

Recuerdo nuestras aventuras. Cuando nos perdimos en medio del monte porque habíamos encontrado unos cachorros perdidos y les queríamos encontrar casa (de hecho lo logramos). Cuando fuimos al club de pesca y alquilamos un bote que nos dejó sin remos en mitad del lago entre el llanto a todo pulmón de mi prima y el afán de mi primo de calmarnos diciendo: “al agua no hay que tenerle miedo, hay que tenerle respeto”. El único que supo de esto fue mi papá, que guardó el secreto hasta hace un par de años cuando lo contó y cuya “revelación” recibieron nuestras madres entre risas, que en aquel momento hubieran sido gritos de espanto.

Recuerdo las madrugadas, cuando pasábamos por la ventana del otro y hacíamos tres golpes (nuestro código para saber que era uno de los primos... ¡pero quien más iba a ser a las 5 de la mañana!), avisando que bajáramos a desayunar juntos al quincho. Recuerdo las noches hasta tarde en la casa de los vecinos contando cuentos de terror o jugando a las escondidas, a “Heman” o a “V, invasión extra terrestre”. Recuerdo columpiarme en la plaza frente al mercadito comiendo los alfajores “El Molino”, que mis abuelos traían de Río Cuarto. Recuerdo las noches de tormenta en que se iba la electricidad y jugábamos juegos de mesa entre todos con la luz de las velas.

Recuerdo los asados de mi abuelo, el despertar y correr para sentir el ruido de las brasas y ganarme con los primeros trozos de vacío y los sándwichs de salame y pan recién comprado,,que él me hacía a escondidas porque según mi mamá si los comía después no almorzaba bien. Me recuerdo junto a mis dos primos sentada frente a la pileta, muertos de calor y mirando el reloj cada 5 minutos, esperando, por mandato de los padres, que pasara una hora después de almorzar (“para que hagan bien la digestión”, decían) y meternos a nadar. Y cuantas cosas más me quedan por contar.

Son esas y muchas más, las imágenes que guardo celosamente para mí y que quiero conservar por siempre entre lagrimas de emoción, como las de ahora.

Villa Parque Síquiman!... Los espera en sus vacaciones!